Skip to content

Ecotel: la denuncia verde 01800.2320835

noviembre 12, 2009

Uno de los compromisos que impulsa el Gobierno del Estado de México para garantizar el derecho de toda persona a vivir en un ambiente sano y equilibrado, es la participación responsable de la ciudadanía mediante

la denuncia de las acciones que afectan al entorno y los recursos naturales.

Para lograr este objetivo, la Secretaría del Medio Ambiente, a través de la Dirección de Concertación y Participación Ciudadana, opera, desde hace más de 14 años, el Sistema Estatal para la Atención de la Denuncia Ciudadana en Materia Ambiental, Ecotel.

Este sistema es un servicio público y gratuito, a través del cual se reciben, canalizan y se da seguimiento a las denuncias recibidas en materia ambiental, en el ámbito federal, estatal o municipal; brinda información al usuario sobre el trámite o gestión realizada, así como el avance o resultado final de la denuncia. Además, proporciona información diversa con relación al entorno ambiental.

Convenios con municipios

Para un funcionamiento más eficiente, el sistema Ecotel opera en el Valle de Toluca y en el Valle de México; asimismo, se han celebrado convenios de colaboración con los ayuntamientos para la puesta en marcha de los Ecotel municipales.

Este vínculo institucional es de suma importancia debido a que, según datos reportados por el propio sistema,

94% de las demandas recibidas durante 2007 fueron competencia de las instancias municipales.

A la fecha, se han suscrito 90 convenios con el mismo número de ayuntamientos, a fin de que cada municipio se involucre en los temas de ecología ambiental, fomentando el servicio entre sus habitantes.

Es por esta razón que la Dirección de Concertación y Participación Ciudadana continúa trabajando para cumplir la meta de incorporar a los 125 ayuntamientos al sistema Ecotel, mediante la instrumentación de diversos talleres ambientales que brinda a todos los municipios, con el objetivo de integrarlos a los programas ambientales.

Denuncias ecológicas

Las denuncias que llegan a este sistema son analizadas y canalizadas a las instancias correspondientes en el ámbito federal, estatal y municipal, para posteriormente dar un seguimiento, a fin de mantener informado al interesado sobre la situación que guarda su queja hasta su conclusión.

En 2007 se recibieron más de 4 mil 500 denuncias ambientales de diversa índole, de las cuales 75% obtuvo respuesta y el 25% se encuentran aún en proceso.

Próximamente, Ecotel proporcionará  su servicio en línea, a efecto de que los interesados puedan realizar su denuncia las 24 horas del día, desde cualquier punto de la entidad, permitiéndole además, consultar el proceso y las estadísticas de las denuncias realizadas.

No dude en realizar su denuncia si observa algún problema que dañe su entorno ambiental. Es muy fácil realizar su queja, puede hacerlo por correo electrónico a la cuenta: ecotel@edomex.gob.mx, o a través de los teléfonos:

Lada sin costo

01800.2320835

Fuente:
Dirección de Concertación y Participación Ciudadana de la Secretaría del Medio Ambiente.
Contenido e ilustraciones: Sandra Rodríguez Olvera,
Mario Pichardo Mejía y Raúl Rubio Ruiz.

Actuemos contra el calentamiento global. Segunda y última parte

octubre 15, 2009

Cambio climático en el Estado de México

No sólo investigaciones internacionales han advertido de las graves consecuencias del cambio climático en el planeta. Estudios desarrollados en México han demostrado la vulnerabilidad de muchos sectores del país ante los posibles efectos del calentamiento global.

nino

El Estado de México, debido a su diversidad de ecosistemas, no está exento de verse vulnerado en su equilibrio ecológico. De acuerdo con el Estudio del País: México, del Instituto Nacional de Ecología, que incluye datos sobre riesgos climáticos derivados de registros locales del 2000 al 2005, las principales afectaciones climáticas en territorio mexiquense serán:

  • El Estado se encontrará en situación crítica por la presión del recurso agua para el año 2025, del que podría disminuir su disponibilidad hasta en un 30%.
  • En la agricultura se prevé que para regiones altas del Estado, como Atlacomulco y Toluca, el aumento de 2°C favorecerá las zonas de cultivo de maíz. Si a esto se añade el cambio en la precipitación, se obtendrá una mayor productividad en estas zonas.
  • La erosión en el Estado de México aumentará durante el período seco del año, especialmente en el norte y oriente del Estado, lo que implica una pérdida de suelo de hasta 25 toneladas al año.
  • Los cambios climáticos extremos se reflejarán en regiones con una alta concentración demográfica, procesos de industrialización e incremento de vehículos automotores.

El estudio señala que la Zona Metropolitana del Valle de México genera el 7.8% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) con los que contribuye México en el ámbito mundial, que es de 2.2%.

De este 7.8%, el transporte contribuye con el 40% de las emisiones de GEI, seguido por las industrias con el 37% y el sector comercial y las viviendas con el 23%.

La investigación refiere que los factores que propiciaron esta situación son los patrones desordenados de urbanización, que provocaron que el Valle de México se haya convertido en una enorme “isla de calor”, debido a la gran superficie asfaltada y al tránsito de por lo menos 3 millones 700 mil automotores, cuyos techos absorben los rayos solares y despiden calor.

Épocas de deshielos

Este incremento en la temperatura en la entidad traería mayores consecuencias. Según un estudio elaborado por Hugo Delgado Granados, investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de mantenerse los patrones climáticos actuales, en las próximas dos décadas se extinguirán las masas heladas del volcán Iztaccíhuatl. El estudio refiere que las tasas de acumulación de hielo de los glaciares mexicanos no sólo son bajas, sino negativas, razón por la cual retroceden de manera acelerada.

El estudio considera que la desaparición de los glaciares es preocupante porque se relaciona con los procesos de desertificación.

Además, juegan un papel importante como reguladores de la temperatura local, ya que con un desequilibrio en su temperatura el calor se incrementaría y se extinguirían especies de flora en las montañas. Advierte que en el Popocatépetl, aun cuando se perciben partes blancas en su zona más alta, ya no se conforma un bloque glaciar.

Aunado a la disminución de la masa helada del Iztaccíhuatl que nutre a los mantos acuíferos, el Estado se encontrará en situación crítica por la presión del agua en 2025, de acuerdo con las proyecciones del Instituto Nacional de Ecología en las que señala una disminución en la oferta y un aumento en la demanda de agua.

En este sentido, Enrique Collado López, Coordinador de Estudios y Proyectos Especiales de la Secretaría del Medio Ambiente, señaló que para revertir este escenario es necesario instrumentar estrategias a largo plazo. Dijo que entre las acciones a realizar se incluye la conservación de las zonas de recarga (bosques y humedales) por lo que tan sólo para este año se sembrarán 19 millones de árboles en la entidad mexiquense; asimismo, consideró necesario reducir la contaminación mediante el uso de nuevas tecnologías.

pasto

Deforestación e inundaciones

El probable aumento de la temperatura de entre 2o y 4o C significaría un riesgo para las más de 894 mil hectáreas boscosas de la entidad.

Tan sólo en los últimos siete años, en el Estado se presentaron en promedio mil 424 incendios, 18% de los que se han registrado en el país durante el mismo período. Actualmente, se han visto afectados por los incendios forestales más del 50% de los recursos forestales, poniendo en riesgo a por lo menos 130 especies de animales y vegetales.

Asimismo, la disminución de la cubierta forestal convierte al Estado de México en una entidad vulnerable a las inundaciones. El doctor Gerardo Cevallos González, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, señala que las dos variables más usuales por las que se producen las inundaciones son la alteración del clima y la deforestación.

Sostuvo que debido a la presencia de lluvias más intensas, la deforestación tendrá como consecuencia una alteración en el movimiento del agua que cae, ya que la tierra absorbe mucho menos lluvia. Al no filtrar rápido, el agua de los ríos se desplaza a los lugares más bajos y produce inundaciones. Por ello -destacó- es necesario que la entidad mexiquense proteja y conserve sus zonas boscosas. De acuerdo con las predicciones del Sistema Meteorológico Nacional, lla temporada de lluvias para 2007 tendrá al menos la presencia de 31 ciclones tropicales, con lo cual el promedio de precipitación pluvial subirá cerca de un 15%.

En la entidad mexiquense, tan sólo en 2005, de acuerdo con el Atlas de Inundaciones No. 12, elaborado por la Comisión del Agua del Estado de México, por la temporada de lluvias se registraron un saldo de 216 sitios con inundaciones en 32 municipios, con una superficie inundada de 32.115 kilómetros cuadrados y una población afectada de 54 mil 738 habitantes, principalmente en Atizapán de Zaragoza, Chalco, Chimalhuacán, Cuautitlán, Huixquilucan, Ecatepec de Morelos, Naucalpan de Juárez, Nezahualcóyotl y Tlalnepantla de Baz.

Acciones del Gobierno del Estado de México

Ante este panorama, el Gobernador Enrique Peña Nieto ha señalado que es tiempo de asumir políticas que permitan destinar más recursos al cuidado del entorno ecológico.

Una de las propuestas más trascendentes de la presente administración en la materia es el envío a la Legislatura local de una iniciativa para instrumentar los pagos por servicios ambientales, que servirán como un instrumento de financiamiento para destinar mayores recursos a la preservación del ambiente, por lo que a partir de 2008 se pretende crear un fideicomiso que suministre los recursos permanentes del Programa de Pago por Servicios Ambientales.

Asimismo, el mandatario mexiquense ha convocado a todos los sectores de la sociedad a tomar una mayor conciencia sobre la importancia de conservar el ambiente. “No esperemos a lamentarnos el día de mañana de no haber hecho lo necesario para cuidar nuestro entorno”, ha advertido el Gobernador.

EPN

Código ambiental

El gobierno estatal se coloca a la vanguardia en el cuidado sustentable del ambiente con la expedición del Código para la Biodiversidad del Estado de México, en el cual se promueve la protección y conservación de la salud y de la calidad del aire y del agua, así como de la riqueza natural de la entidad mexiquense.

Este código regula diversos aspectos, tales como: equilibrio ecológico, protección del ambiente y desarrollo sustentable; desarrollo forestal y gestión integral de residuos; así como protección y aprovechamiento sostenible de la vida silvestre y protección de los animales.

Asimismo, promueve la aplicación de una política pública orientada al desarrollo sostenible y al equilibrio de las actividades económicas con la debida protección de los ecosistemas.

Para el jefe del Ejecutivo estatal es un compromiso la recuperación y conservación de la biodiversidad, recursos naturales y áreas naturales protegidas, pero siempre con la colaboración de la sociedad para cumplir actividades sencillas pero trascendentes, como la separación de residuos sólidos, la verificación de automóviles y el trato digno a los animales, entre otras.

Al mismo tiempo, a través de la Secretaría del Medio Ambiente, se han emprendido acciones como la rehabilitación de 45 áreas verdes urbanas, así como la inversión de más de 2 millones 500 mil pesos para la conservación de la zona de la mariposa monarca y más de 10 millones de pesos en centros ecoturísticos y de educación ambiental.

Asimismo, en materia de biodiversidad se protegen 84 áreas naturales que abarcan más del 40% del territorio mexiquense, zonas que cuentan con una importante variedad de especies de flora y fauna.

Adicionalmente, el gobierno estatal y la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) firmaron el pasado 9 de mayo un Convenio de Coordinación en Materia Ambiental, para destinar recursos por 704 millones de pesos, que serán utilizados en programas de infraestructura hidráulica, para el saneamiento y el traslado del agua a donde haga falta.

El llamado del Gobernador Enrique Peña desde la Conferencia Nacional de Gobernadores -donde preside la Comisión del Agua ha sido claro: “El cuidado del agua demanda sumar esfuerzos, talentos y presupuestos, así como también grandes acuerdos políticos y sociales. El cuidado y uso sustentable del agua es un desafío que debe enfrentarse de manera urgente”.

Fuentes:
Estudio del País: México, del Instituto Nacional de Ecología.
Dr. Hugo Delgado Granados, Investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Dr. Gerardo Cevallos González, Investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Arq. Enrique Collado López, Coordinador de Estudios y Proyectos Especiales de la Secretaria del Medio Ambiente del Gobierno del Estado de México.
Inventario de Gases de Efecto Invernadero INE, SEMARNAT, 2006.
Atlas de Inundaciones No. 12 (2005) de la Comisión del Agua del Estado de México.
www.ine.gob.mx
http://cambio_climatico.ine.gob.mx/

Actuemos contra el calentamiento global

octubre 1, 2009
  • Aún pueden evitarse los efectos del cambio climático
  • En México, ningún estado estará exento de la escasez de agua, desertificación y enfermedades si no se toman las medidas necesarias para contrarrestar los efectos del cambio climático
Fire in da sky

Foto: XaVo

El clima está enfermo. Debido al calentamiento global las zonas costeras en el mundo están amenazadas por un aumento en el nivel del mar, que conduciría a una pérdida del suelo costero y un incremento en el riesgo de inundación para millones de personas a finales de este siglo, según ha concluido un informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas, (IPCC, por sus siglas en inglés), emitido en abril de este año.

En México, estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) prevén una grave reducción en la disponibilidad de agua y en el aumento de zonas áridas en el campo, así como lluvias torrenciales en las ciudades, por lo que podrían reaparecer enfermedades de zonas tropicales que se creían ya erradicadas en las urbes, como el paludismo y el cólera. Para el Estado de México el panorama es similar: se calcula que la disponibilidad del agua para el año 2025 podría disminuir hasta en un 30%.

Sin embargo, el IPCC afirma que, con la tecnología existente y la voluntad de los gobiernos y de la sociedad, el calentamiento global aún puede detenerse, por lo que llama a tomar medidas de inmediato.

El fenómeno del cambio climático

El cambio climático es un proceso de calentamiento de la Tierra que es producido en un 90% por las actividades que realiza el ser humano, según concluyó un primer reporte del IPCC en febrero de este año.

La actividad humana está modificando la composición química de la atmósfera en todo el mundo por el uso intensivo de combustibles fósiles (carbón, petróleo, gasolinas y diesel). El cambio

más importante es el aumento en la concentración de bióxido de carbono que, junto con el metano y el óxido nitroso, son de los llamados gases de efecto invernadero.

El efecto invernadero es un mecanismo por el cual el calor solar es retenido por la atmósfera. Se calcula que sin este efecto, la temperatura media del planeta sería de -17 °C.

Además de la quema de combustibles fósiles, factor que se incrementó a partir de la Revolución Industrial, otro de los elementos que provocaron el aumento de la temperatura es la pérdida de bosques por agotamiento y destrucción de la cubierta vegetal.

La ONU advierte

En febrero de este año se presentó  el primer resumen del reporte del Grupo de Trabajo I del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, que representa el conocimiento científico alcanzado hasta el momento sobre los factores naturales y humanos que están causando el cambio climático.

Este Panel congrega el trabajo de seis años de más de 2 mil 500 científicos de todo el mundo y se emitió en tres partes durante los meses de febrero, abril y mayo de 2007.

El primero de ellos confirmó el factor humano como el principal causante del cambio climático mundial. Asimismo, advirtió el aumento de las lluvias y del nivel de mar, así como la desertificación de zonas boscosas.

Para el segundo informe, en abril de 2007, se difundieron reportes regionales, entre los que se presentan los impactos más relevantes para América Latina, como la disminución de los recursos hídricos (entre el 10% y 30%) y del agua almacenada en los glaciares y nieve.

Hace énfasis en la pérdida de especies (entre un 20% y un 30% de las especies estudiadas en riesgo de extinción), así como reducciones en la biodiversidad.

El tercer informe del IPCC, presentado en mayo, afirma que, con la tecnología existente y la voluntad de los gobiernos y de la sociedad, el calentamiento global aún puede detenerse, por lo que llama a tomar acciones urgentes.

Recomienda que cada nación considere un cambio en la forma de producir y usar la energía, así como la sustitución de sus formas de obtención por otras sostenibles y el apoyo a la generación de electricidad con fuentes renovables.

El objetivo sería reducir hasta en 26 mil millones de toneladas los gases de efecto invernadero para el año 2030, lo que podría limitar el aumento de 2 a 3 grados centígrados en las temperaturas que se esperan en el planeta.

El IPCC sugiere una serie de medidas para contrarrestar los efectos del calentamiento global:

  • Los países deben prepararse para transformar desde las redes de abastecimiento de energía, hasta agricultura y desechos.
  • Se debe aumentar la energía nuclear, los biocombustibles genéticamente modificados y la captura y almacenamiento de bióxido de carbono.
  • Con la eficiencia energética y la energía renovable de parques eólicos y marinos, se pueden promover autos impulsados por hidrógeno y edificios “inteligentes” que puedan controlar eluso de energía.
  • Además, una reducción potencial del 65% de carbono podría llevarse a cabo en los bosques tropicales, ya que la tierra, los árboles y la vegetación son una fuente importante de almacenamiento de carbono; por ello, se debe promover la reforestación, impulsando sistemas como la agrosilvicultura, que es el cultivo simultáneo de árboles y cosechas alimentarías.
  • Para las industrias altamente contaminantes se recomienda invertir en nuevas tecnologías que eviten el carbono, ya que las mayores reducciones de gases contaminantes se lograrán en la industria, dice el IPCC.
  • Los expertos calculan que, con las medidas anteriores, las emisiones se estabilizarían y se podría limitar el aumento de la temperatura a 2°C.

Cambio climático en México

De acuerdo con el estudio Vulnerabilidad y Adaptación Regional ante el Cambio Climático y sus impactos Ambiental, Social y Económicos, realizado por investigadores del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, para el Instituto Nacional de Ecología, en nuestro país los cambios climáticos de mayor relevancia serán aquellos asociados a la precipitación, pues viviendo en un país con extensas regiones semiáridas, la disponibilidad de agua se vería reducida, por lo que la competencia por dicho recurso podría provocar problemas sociales.

Las proyecciones elaboradas para los  años 2020, 2050 y 2080 son:

  • La agricultura de temporal se vería afectada en áreas que en la actualidad son medianamente aptas para el cultivo del maíz, reduciéndose así la extensión para su cultivo, lo cual afectaría a millones de personas.
  • La incidencia de algunas enfermedades trasmitidas por vector (fiebre amarilla, dengue, malaria, además de enfermedades gastrointestinales) se incrementarían en las zonas urbanas. La mala adaptación a la escasez de agua, con gente almacenando este recurso en botes o tambos, podría inducir brotes de paludismo.
  • Más de 15 mil km2 de zonas costeras se podrían ver amenazados por la elevación del nivel del mar, afectando por igual a los ecosistemas, la ganadería y la agricultura. Las zonas que requieren especial atención son las desembocaduras del Río Bravo en Tamaulipas; del Usumacinta y Grijalva en Tabasco; las lagunas costeras en Veracruz, entre otros. En algunos lugares el agua de mar podría llegar a más de 40 kilómetros tierra adentro.
  • El país, de acuerdo a los escenarios, también presenta una tendencia a la desertificación (erosión) que se agravaría. Se recomienda, para revertir esta tendencia, buscar alternativas para evitar el desordenado cambio de uso de suelo.
  • Muchos ecosistemas también se verían amenazados. 50% de la vegetación cambiaría de características con un calentamiento de 3 a 4°C, sobre todo los bosques templados de pino y encino, y con ellos, la fauna y flora asociados.

La mala adaptación a la escasez de agua, con gente almacenando este recurso en botes o tambos, podría inducir brotes de paludismo

Darling Wind Farm

Foto: warrenski

Energías alternativas

En opinión de Mario Molina, Premio Nobel de Química 1995, el aumento de la temperatura tendrá graves consecuencias para la sociedad, ya que si la humanidad sigue emitiendo a la atmósfera la misma cantidad de gases invernadero como actualmente lo hace, durante este siglo la temperatura promedio de la superficie terrestre subirá entre 1.6 y 4°C, pudiendo llegar inclusive hasta 5 ó 6°C.

En la conferencia magistral: México ante el cambio climático, llevada a cabo en la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México, en marzo de 2007, Molina indicó que deben aplicarse múltiples alternativas tecnológicas y organizacionales para disminuir la emisión de gases invernadero, además de evitar la deforestación y alentar el uso de tecnologías más eficientes y fuentes de energía renovables, como la eólica y la solar.

En este sentido, Cecilia Conde Álvarez, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, en entrevista con Reconocer, advirtió que en los últimos 100 años, la emisión de bióxido de carbono y metano ha provocado que el efecto invernadero aumente la temperatura.

Conde Álvarez explicó que de los últimos 50 años, 12 han sido de los más calientes en la historia y que 11 de éstos han ocurrido a partir de 1995, por lo que se prevé que en 2010 comiencen a registrarse cada año cifras récord en las temperaturas del planeta.

Por ello, consideró que uno de los principales retos para los gobiernos estatales será realizar, a escala regional, estudios de vulnerabilidad que permitan diseñar estrategias de adaptación de los sistemas humanos sobre los que descansa la productividad y el bienestar de nuestras sociedades.

De no aplicarse a tiempo las medidas adecuadas -advirtió- el daño al ambiente será irreversible.

Recycling

Foto: cackhanded

Recomendaciones para respetar el medio ambiente en la oficina

La protección de nuestro entorno debe ser par te también de nuestra vida cotidiana fuera de casa. Podemos cambiar ciertos hábitos desde nuestro puesto de trabajo, para reducir los grandes males que presenta el planeta.

El uso de papel

  • Utilice el correo electrónico y la intranet para mensajes internos al personal, así recibirán la información sin necesidad de utilizar papel.
  • Revise los textos antes de imprimirlos. Una buena idea es pasar el corrector ortográfico.
  • Reutilice las caras en blanco de los documentos impresos para tomar notas e imprimir borradores de documentos.
  • Si el papel no se puede reutilizar porque está escrito por los dos lados, almacénelo para su reciclaje en un contenedor exclusivo para esta actividad, así evita mezclar el papel con el resto de la basura.

Ahorrar energía

  • Cuando no vaya a utilizar sus equipos de cómputo durante un tiempo prolongado (1/2 hora o más) no olvide que la mejor forma de ahorrar energía es apagarlos. Esto lo puede aplicar en los periodos de comida; en caso de reuniones o actividades similares de duración superior a una hora; fin de la jornada laboral, fines de semana o días de ausencia del puesto de trabajo.
  • Si dispone de una impresora a la que sólo usted tiene acceso, debe apagarse siempre que no esté siendo utilizada.
  • Incentivar el mantenimiento preventivo de los equipos para garantizar su adecuado funcionamiento y la reducción de los consumibles (tinta, tóner o papel).
  • No encienda las luces si no es estrictamente necesario, deje de encender por el día las luminarias situadas en zonas cercanas a ventanas y acristalamientos.
  • Promueva la limpieza periódica de las luminarias, mejorará la calidad de la iluminación y ahorrará energía.
  • Conminar a las últimas personas en abandonar las oficinas para que apaguen las luces cuando terminen sus tareas.
  • Instale sistemas de control de iluminación eficientes como lámparas de bajo consumo, detectores de presencia o de apagado automático.
  • Evite utilizar el ascensor entre plantas contiguas, procure subir o bajar andando.
  • Procure no dejar puertas y/o ventanas abiertas cuando utilice el aire acondicionado o calefacción.

Ahorrar agua

  • Cierre la llave del lavabo mientras se enjabona las manos.
  • No utilice el W.C. como basurero.
  • Si hay una fuga, repórtela.
  • Capacite al personal de intendencia para que no desperdicie agua en sus actividades cotidianas de limpieza.
  • Coloque letreros que promuevan el uso eficiente del agua.

Fuentes:

Lic. Alejandro García Berumen Segura, Enlace de Comunicación Social de la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno del Estado de México.

Dra. Cecilia Conde Álvarez, Investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM.

Vulnerabilidad y Adaptación Regional ante el Cambio Climático y sus impactos Ambiental, Social y Económicos, Instituto Nacional de Ecología.

Guía Ambiental, Dirección de Concertación y Participación Ciudadana de la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno del Estado de México.

www.ipcc.ch/languageportal/spanishportal.htm

www.ine.gob.mx

http://www.atmosfera.unam.mx/

http://www.igeofcu.unam.mx

www.cna.gob.mx

Programa Bosques Bicentenario

septiembre 24, 2009

Programa “Bosques Bicentenario” o Sembrar vida

La presente administración promueve acciones encaminadas a preservar y restablecer el equilibrio ecológico, como la reforestación de áreas verdes, para disminuir la erosión, propiciar la recarga de los mantos acuíferos y purificar el aire que respiramos.

Con el propósito de conmemorar el Bicentenario de la Independencia de nuestro país e involucrar a la sociedad civil organizada en la restauración, protección y conservación de los recursos forestales, se promueve en todo el territorio estatal la reforestación de 23 “Bosques Bicentenario” en 16 regiones de la entidad.

Desde julio de 2008 se llevan a cabo jornadas de reforestación en cada uno de los sitios seleccionados; la coordinación del Programa se realiza a través del representante del Gabinete Intersecretarial, con la asesoría de la Protectora de Bosques del Estado de México (PROBOSQUE), así como con la participación de autoridades de los municipios involucrados y la sociedad civil.

El objetivo es reforestar mil 215 hectáreas con un millón 396 mil 700 árboles para generar servicios ambientales y beneficios que mejoren la calidad de vida de los mexiquenses, mediante la restauración de los ecosistemas forestales y la creación de bosques en zonas urbanas.

Bosque de pino

Foto Jeff Abrahamson

Conservación forestal

De acuerdo con los últimos estudios, el Estado de México cuenta con una superficie forestal de 894 mil hectáreas, de las cuales 558 mil son de bosque; 111 mil de selvas y chaparrales, y las restantes 225 mil presentan algún grado de perturbación.

Por medio del establecimiento de los Bosques Bicentenario se realiza el acondicionamiento de suelos en terrenos degradados y se dará seguimiento a las acciones de reforestación con trabajos de mantenimiento para asegurar una sobrevivencia mínima de los árboles del 70%; asimismo, se efectuará el cercado de las áreas rurales reforestadas para su protección.

Con el Programa “Bosques Bicentenario”, el Gobierno del Estado de México, a través de la PROBOSQUE, establece estrategias silvícolas para dar rumbo y certeza a la conservación, manejo y desarrollo de los recursos forestales en el corto, mediano y largo plazos.

Para ello, se instrumentan alternativas productivas sustentables que evitarán el cambio de uso de suelo en terrenos forestales para desarrollar actividades distintas a las silvícolas o de servicios ambientales y la reconversión de tierras agropecuarias marginales a plantaciones forestales comerciales.

Asimismo, con el Programa de Reforestación y Restauración Integral de Microcuencas (PRORRIM), la PROBOSQUE busca que el sector forestal incremente el bienestar de los ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios de las regiones forestales, a través del mejoramiento y diversificación de las actividades productivas que impulsen la competitividad dentro de los márgenes de sustentabilidad de los ecosistemas.

Además, se busca que en las campañas de reforestación la gente se comprometa a cuidar el crecimiento y desarrollo de los árboles plantados, ya que el aprovechamiento de los servicios ambientales es en beneficio de todos los mexiquenses.

El Gobernador del Estado de México ha señalado que dichas acciones son “el compromiso que debemos asumir como sociedad para tomar mayor conciencia de la necesidad de cuidar nuestro entorno, de cuidar nuestro medio ambiente y de emprender alguna tarea, por mínima que sea, que tenga que ver con la reforestación, que no es otra cosa sino trabajar por sembrar vida”.

Fuente:
Protectora de Bosques del Estado de México.
Bosques Bicentenario

Los municipios y ejidos o comunidades que se beneficiarán directamente de los “Bosques Bicentenario” son:

  • Región I Amecameca. Amecameca, B. C. de Amecameca, con la plantación de 120 mil árboles en 100 hectáreas.
  • Región II Atlacomulco. Aculco, B.C. de Santiago Oxtoc-Toxhié, con la plantación de 24 mil árboles en 20 hectáreas; San Felipe del Progreso, Ejido San Pedro El Chico, con la plantación de 60 mil árboles en 50 hectáreas; y Acambay, Ejido Tixmadeje Centro, con la plantación de 60 mil árboles en 50 hectáreas.
  • Región III Chimalhuacán. Ixtapaluca, Ejido San Francisco Acuautla, con la plantación de 120 mil árboles en 100 hectáreas; Chicoloapan, Ejido San Sebastián Chimilpa, con la plantación de 145 mil 400 árboles en 146.5 hectáreas.
  • Región IV Cuautitlán Izcalli. Villa del Carbón, Ejido de San Jerónimo Zacapexco, con la plantación de 55 mil árboles en 50 hectáreas.
  • Región V Ecatepec. Otumba, Ejido de Otumba, con la plantación de 50 mil árboles en 50 hectáreas.
  • Región VI Ixtapan de la Sal. Coatepec Harinas, Ejido Agua Bendita, con la plantación de 60 mil árboles en 50 hectáreas; Temascaltepec, B. C. de San Mateo de los Ranchos, con la plantación de 120 mil árboles en 100 hectáreas; Zacualpan, Parque Ecoturístico Picacho de Oro y Plata, con la plantación de 60 mil árboles en 50 hectáreas.
  • Región VII Lerma. Lerma, Ejido San Mateo Atarasquillo, con la plantación de 84 mil árboles en 70 hectáreas.
  • Región VIII Naucalpan. Nicolás Romero, Ejido Santa María Magdalena Cahuacán, con la plantación de 110 mil árboles en 100 hectáreas.
  • Región IX Nezahualcóyotl. Bordo Poniente, con la plantación de 6 mil árboles en cinco hectáreas.
  • Región X Tejupilco. Luvianos, B. C. de San Juan Acatitlán, con la plantación de 55 mil árboles en 50 hectáreas; y Tejupilco, Bejucos, con la plantación de 3 mil 300 árboles en tres hectáreas.
  • Región XI Texcoco. Tepetlaoxtoc, Parque Estatal Sierra de Patlachique (Ejido Ocopulco), con la plantación de 24 mil árboles en 20 hectáreas.
  • Región XII Tlalnepantla. Tlalnepantla, San Juan Ixhuatepec, con la plantación de 12 mil árboles en 10 hectáreas.
  • Región XIII Toluca. Toluca, Parque Estatal Sierra Morelos, con la plantación de 60 mil árboles en 50 hectáreas; y Zinacantepec, Ejido San Juan de las Huertas, con la plantación de 60 mil árboles en 50 hectáreas.
  • Región XIV Tultitlán. Tultitlán, Ejido San Mateo Cuautepec, con la plantación de 24 mil árboles en 20 hectáreas.
  • Región XV Valle de Bravo. Amanalco, Ejido Amanalco de Becerra, con la plantación de 24 mil árboles en 20 hectáreas.
  • Región XVI Zumpango. Zumpango, Ejido San Juan Zitlaltepec, con la plantación de 60 mil árboles en 50 hectáreas.

Fuente:
Dirección de Concertación y Participación Ciudadana de la
Secretaría del Medio Ambiente.
Contenido e ilustraciones: Sandra Rodríguez Olvera,
Mario Pichardo Mejía y Raúl Rubio Ruiz.

Propósitos ambientales

septiembre 15, 2009

Propósitos ambientales

** Publicado originalmente en la Revista Reconocer Enero de 2009 Núm. 89 Año 9

No es más importante quien más recicla, si no quien menos deshechos produce. Este reto nos lleva a cuestionamientos profundos y muchos de éstos van de la mano con el cambio de actitud, la comodidad y la vida que queremos para nosotros y para las futuras generaciones.

¿Para este año tengo una acción o propósito que me permita mejorar o preservar el medio ambiente en el que vivo? Nuestro interés regularmente se orienta a cuestiones económicas y sociales, a veces educativas y culturales, pero ¿Qué pasa con la vida y el medio ambiente?

Existen acciones y propósitos que pueden contribuir a la preservación de los recursos naturales y al mejoramiento del entorno, los cuales deben ser parte fundamental de la estructura social de cada individuo, cada empresa, cada familia, cada sociedad.

Reduce Reutiliza Reeduca

Reduce Reutiliza Reeduca

REDUCIR. Es una acción relacionada con el consumo de artículos innecesarios, pues de esta manera se controla desde la raíz la producción de desechos, los cuales inundan los vertederos y se convierten en un grave problema ambiental. La reducción de residuos puede realizarse en la vivienda y en las instalaciones comerciales o industriales, a través de formas de compra selectivas y de reutilización de productos y materiales.

REUTILIZAR. Quiere decir hacer servir una cosa para otra finalidad en lugar de destruirla o reprocesarla. Significa valorar los materiales extraídos de la naturaleza y del trabajo humano.
Al reutilizar innovamos, porque transformamos algo aparentemente innecesario en algo de nuevautilidad, con ello reducimos el consumo de materia prima y de energía. El individuo reutiliza, la empresa recicla.

REEDUCAR. Es un proceso relacionado con la reorientación de hábitos, valores y acciones que propicien la preservación y el mejoramiento del medio ambiente, haciendo posible una población más conciente y responsable de sus actos, para la toma de decisiones con resultados positivos para su entorno.

Reduce

Reduce

Fuente:
Dirección de Concertación y Participación Ciudadana de la Secretaría del Medio Ambiente.
Contenido e ilustraciones: Sandra Rodríguez Olvera, Mario Alberto Pichardo Mejía y Raúl Rubio Ruíz

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.